El olivo, principales características

olivas-agroptimum

Además de ser el árbol sagrado por excelencia y un símbolo de la paz, el olivo es uno de los árboles más emblemáticos de la geografía española.

La selección de los “Acebuches” (árboles de Olivo salvajes) por los primeros cultivadores en función de la productividad y adaptación, convirtió al olivo en un árbol resistente a condiciones climáticas de aridez y circunstancias orográficas diversas, conviviendo con cultivos como la vid, el almendro y la higuera.

Sus principales características son: hojas verde oscuro brilloso, blanquecinas por el envés, simples, de forma lanceolada y bordes enteros. Es un árbol perenne, sus hojas suelen vivir dos o tres años. La flor es pequeña. El tronco grueso y su corteza grisácea. El fruto es la aceituna color verde amarillento, cuya pulpa es oleosa una vez que ha llegado a la madurez. El hueso dentro del fruto encierra la semilla.

olives-1752190_960_720-bEl olivo se ramifica a escasa altura y sus ramas tienden a dispersarse. Requiere mucho sol y lo daña la excesiva humedad. Está asociado a zonas de clima mediterráneo caracterizado por inviernos suaves y veranos cálidos, prácticamente sin lluvia.

Las características físicas del suelo que afectan el crecimiento de las raíces en los olivos son: textura, profundidad y aireación. El olivo se comporta mejor en suelos de texturas medias: francas, franco arenosas y franco arcillosas. Estos tipos de suelo permiten permeabilidad, retención de humedad y aireación apropiadas para el crecimiento de las raíces.

Si quieras saber más sobre sus variedades pincha aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *